La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha requerido al Ayuntamiento de Málaga para que paralice o anule la concesión pública por la que se regulará el servicio de patinetes y otros dispositivos de micromovilidad individual en la ciudad. Un sistema por el cual una sola empresa controlará tanto la instalación de estaciones como el alquiler de patinetes y bicicletas.

El organismo regulador cuestiona así la sustitución del sistema de licencias por el de concesión para instalar estaciones de micromovilidad, un cambio por el que, en el caso de Málaga, se pasará de contar con hasta seis empresas operando en la ciudad a una sola, la concesionaria. Para la CNMC esto supone un "límite al acceso a la actividad económica".

Según ha informado este martes esta intitución, hasta la fecha los operadores privados que disponían de licencia podían utilizar ciertos espacios públicos para ofrecer vehículos de movilidad personal, como bicicletas o patinetes. Sin embargo, el Ayuntamiento "pretende sustituir el sistema de licencias por el de concesiones, diferenciando entre la instalación y el mantenimiento de las instalaciones y el arrendamiento de los vehículos".

Según la CNMC, se trata de un límite al acceso a la actividad económica, contrario al artículo 5 de la Ley de Garantía de la Unidad de Mercado (LGUM), por lo siguiente: una única empresa realizará dos actividades que hasta ahora desarrollaban varios operadores en libre competencia. Además, indica que esta restricción no ha sido fundada en ninguna de las razones imperiosas de interés general.

Respuesta del Ayuntamiento de Málaga

Preguntado por esta cuestión, el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, ha señalado que lo "analizarán" antes de pronunciarse al respecto ya que desconocen si esta petición de la CNMC nace de la propia Comisión Nacional o de un recurso que se haya planteado ante este órgano regulador.

"Si es un recurso, se contestará al recurso. Me extraña que haya sido la Comisión porque habría habido primero la historia del recurso para tener vista y opinión nosotros".

A esto, De la Torre ha añadido que se "se analizaron distintas opciones y se entendió que legalmente correspondía la posibilidad de hacer una convocatoria a una sola empresa" insistiendo que existe competencia porque "todas pueden competir".

"Hay un contrato pero pueden venir 100, o 10 o 4 [empresas]. A la hora de la gestión puede ser mejor tener un solo contrato pero pueden competir todas las empresas del mundo mundial", ha opinado.