El grupo de IU y Podemos en el Parlamento andaluz pidió ayer al Gobierno regional que abra una investigación para dilucidar los pormenores del acto que el sábado albergó el centro comercial La Cañada en el que se incumplieron las medidas de seguridad contra el Covid y que terminó con el desalojo del público.

El evento, organizado por Platea Galia Producciones y que comenzó minutos antes de las 20:00 horas, presentaba a Kiko Rivera, el cantante Omar Montes y el colaborador de televisión Luis Rollán caracterizados como los Reyes Magos y a la exconcursante de programas de televisión Fani Carbajo como Estrella de Oriente. Durante el transcurso del acto se estableció una conexión en directo con un programa de Telecinco.

«No se respetaron ni el aforo ni la distancia de seguridad pertinentes. El objetivo (de la investigación) es que hechos como este no vuelvan a ocurrir», señaló ayer el portavoz del grupo parlamentario de IU y Podemos, Guzmán Ahumada.

El parlamentario regional tachó de «vanas» las explicaciones que han ofrecido la Junta, el Ayuntamiento y la empresa que gestiona el complejo comercial, General de Galerías Comerciales.

Respecto a la versión que ha dado la sociedad que explota el recinto comercial, vinculada al empresario Tomás Olivo, Ahumada aseguró que es «contradictoria con la realidad». «Frente a su versión de que era un evento programado sin público y que se había ido de las manos, comprobamos que se publicitó en redes sociales y con cartelería y que se acondicionaron sillas para los asistentes delante de un escenario equipado con megafonía», explicó.

También desacreditó la versión del Ayuntamiento, que, para Ahumada, «se ha limitado a explicar el desalojo del evento». El parlamentario andaluz criticó la «callada por respuesta» de la Junta, «que alguna responsabilidad tiene sobre este tipo de cuestiones». «Desconocemos si la Junta tiene o no un protocolo de actuación para evitar aglomeraciones como el del sábado en Marbella u otros similares acontecidos en la Costa del Sol y, si existe, por qué no se está aplicando», agregó.

Un evento que no estaba autorizado

El concejal de Seguridad de Marbella, José Eduardo Díaz, aseguró ayer que el acto no estaba «ni comunicado ni autorizado» y se mostró «preocupado» por la imagen del municipio. «Cualquier evento en Marbella tiene unas repercusiones que no tiene otra ciudad del mundo», apuntó.

Según la Policía Nacional, la sala del 061 recibió el sábado varias llamadas de clientes que, en el momento del evento, se encontraban en el centro comercial. Tras los avisos, comisionó a la Policía Nacional y Local a proceder a la suspensión del evento y desalojar el vestíbulo que lo albergaba. El desalojo se produjo «con normalidad, sin detenciones ni sanciones».

Se da la circunstancia de que el centro comercial rindió un homenaje a los profesionales que luchan contra el Covid en el encendido de su iluminación navideña, a mediados de diciembre.