La Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol Occidental recogió en julio 30,85 metros cúbicos de residuos del litoral de la comarca, frente a los 63,18 obtenidos en junio, lo que supone una reducción próxima a la mitad.

La mayor parte del material recogido, cerca de 19 metros cúbicos, fueron plásticos arrojados al mar por los usuarios de las playas. En junio, el ente mancomunado recuperó 46,5 metros cúbicos de plástico.

Durante el mes pasado, los barcos ‘quitanatas’ de la Mancomunidad recogieron también seis metros cúbicos de algas; cerca de tres metros cúbicos de madera; y 0,64, de materia orgánica. 

Por municipios, las embarcaciones recogieron cerca de tres metros cúbicos frente a las costas de Benalmádena; o un metro cúbico en Casares; 4,04, en Estepona; 3,24, en Fuengirola; 1,04, en Manilva; unos once en Marbella, que cuenta con 27 kilómetros de longitud de litoral; 5,68, en Mijas; y 1,95, en Torremolinos.

«Los ciudadanos han captado el mensaje que venimos emitiendo desde esta institución para mantener limpias las playas, porque prácticamente el 75 por ciento de lo recogido en el mar son plásticos que arrojamos las personas», ha señalado este jueves el presidente de la Mancomunidad, José Antonio Mena.

El ente mancomunado puso en marcha el 1 de junio 14 embarcaciones que limpiarán el litoral de la Costa del Sol hasta el 15 de septiembre.

El servicio cuenta con cuatro embarcaciones de litoral y diez de playa para la recogida de residuos frente a las costas de la comarca en uno de los periodos de mayor afluencia de turistas.

Las embarcaciones que operan en el litoral, llamadas Pelican, operan especialmente en las áreas potencialmente más conflictivas, como las proximidades a puertos, emisarios submarinos, colectores, conducciones de descarga submarinas o desembocaduras de torrentes.

La principal función de este tipo de embarcaciones es la prevención de episodios de contaminación en las zonas de baño y la recogida de sólidos flotantes en aguas de mar abierto hasta seis millas de distancia de la costa. Las embarcaciones que operan en las playas, conocidas como Gabinas, recogen sólidos flotantes en la zona más cercana a la línea de orilla. 

Marbella, por ejemplo, cuanta con una embarcación de litoral y dos que desarrollan su labor en zonas próximas a las playas del municipio.

El coste del servicio ronda los 550.000 euros. Las embarcaciones trabajan entre las 8:00 y las 16:00 horas de lunes a viernes; y de 8:00 a 18:00 los sábados, domingos y festivos, cuando más usuarios utilizan las playas de la Costa del Sol.