Quedarse dormido es tan necesario como difícil: a consecuencia del ritmo de vida frenético al que estamos sometidos, coger el sueño no es tarea sencilla, aunque todo el mundo coincidirá en que es necesaria para nuestra salud y bienestar. Por suerte, la Universidad de Harvard ha compartido un truco para caer rendido en solo un minuto: una técnica que podría revolucionar las noches de miles de insomnes que actualmente dependen de fármacos y otros métodos para quedarse durmiendo.

Cómo dormir en un minuto con el truco de Harvard

En tan solo 57 segundos, el método de Harvard promete sumir en un profundo sueño a todas las personas que tiene problemas para caer en los brazos de Morfeo todas las noches: algo que es cada vez más difícil para muchas personas debido al alto consumo de dispositivos tecnológicos antes de dormir.

El doctor Andrew Weil es, concretamente, el investigador del prestigioso centro educativo estadounidense, artífice de este truco llamado '4-7-8': un patrón para respirar basado en el yoga.

La técnica se compone de tres partes: inhalar durante 4 minutos, mantener la respiración durante siete y exhalar durante ocho. De esta forma, alternando exhalaciones con inhalaciones y contención de la respiración hasta tres veces hasta llegar a un total de 57 segundos, conseguiremos entrar en un profundo sueño, según el especialista.

Este tipo de prácticas ayudan al cuerpo a ralentizarse, a bajar los niveles de adrenalina y, por tanto, detener la ansiedad y la frecuencia cardiaca que dificulta a la mayoría de personas echarse a dormir como un bebé cuando se acuesta en la cama. Por otra parte, al concentrarnos en la respiración, ayudamos a nuestro cuerpo a escapar de las preocupaciones nocturnas fruto del estrés y la rutina del día a día.

Además, este truco para practicar antes de echarnos a dormir es una buena forma de centrar nuestra atención en nuestro objetivo cuando nos tumbamos en la cama, frente a otras distracciones como el teléfono móvil o los pensamientos intrusivos. En cualquier caso, es importante tener un estilo de vida saludable.