El barrio. Para muchos suele ser más una zona residencial y pasa a ser donde nace la esencia de cada uno o donde se conoce realmente la cultura de la ciudad. 

Una esencia que a veces se transmite a través de la gastronomía, por eso en su quinta edición, la Guía Repsol se aleja de la refinería para centrarse en el verdadero corazón de la ciudad: los barrios. 

Tras descubrir los mejores chiringuitos y terrazas este verano o los Soletes de Carretera, ahora la Guía crea los Soletes de barrio: "La Guía Repsol busca democratizar la gastronomía y detectar lugares interesantes en todos los rincones de España. Ha querido poner el foco en los distritos más periféricos, que están atrayendo talento gracias a los jóvenes vecinos que se instalan cada día", explica María Ritter, directora de Guía Repsol.

Un listado formado por más de 300 nuevos Soletes, repartidos por toda España. De los cuales, 55 están en Andalucía y 10 en Málaga. 

Descubre cuáles son los mejores bares de barrio con Soletes Repsol en Málaga.  Unos Soletes que te permiten conocer la ciudad, más allá de lo turístico. 

Arrozeando

En Pedregalejo este establecimiento basa su gastronomía en un plato típico del Mediterráneo: el arroz. Cuentan con decenas de tipos de arroces de curry, a la moruna, de pato, entre otras opciones. Desde la guía también sugieren pedir ceviche de corvina o ensaladilla rusa-japo.

Nerva tiene la mejor ensaladilla rusa de Málaga. L. O.

Nerva

Un bar más que conocido por este periódico y que ahora es reconocido por la Guía Repsol. En el corazón del barrio de La Victoria se encuentra este bar con más de 30 años de "autenticidad y buen hacer". 

Su ensaladilla rusa, catalogada como la mejor ensaladilla rusa de Málaga en 2017, es uno de los imprescindibles. Además de sus estratosféricos desayunos con nombre propio. 

Vicen-Playa

La cultura marenga es la seña de identidad de la provincia, por eso el pescaíto frito no podía faltar. 

Un producto que se trabaja en Vicen-Playa: "Pescado y marisco fresco en el barrio de Huelin. Prueba su merluza al vino o su ensalada de pipirrana mientras observas el mar", destaca la guía. 

La Alvaroteca

Cruz del Humilladero también tiene mucho que ofrecer. Aquí destaca La Alvaroteca por sus "tapas de calidad"; cocina creativa de la mano del chef Álvaro Ávila.

Mya

Los antiguos propietarios de 'Mafalda', el epicentro de los camperos malagueños, vuelven con este espacio donde retoman su pasión por estos clásicos bocadillos locales.

El Pimpi Florida

Templo de la copla, el flamenco y las gambas. El Palo cuenta con su propio Pimpi y se trata de un bar-marisquería más singular de Málaga. Una carta "corta, sencilla y sabrosa" que sigue triunfando tras más de 70 años y que es acompañada cada noche de una fiesta.

Salvador y Lucas

La tradición marina se impone en El Palo. En el mercado de este barrio pesquero puestos como la Freiduría Salvador y Lucas, respetan esta tradición.

Su carta se basa en pescado y marisco fresco: "Merece la pena adentrarse en el asfalto para saborear producto de calidad y buena atención. Apuesta segura", afirma la Guía Repsol. 

Los Alba

El cuchareo se impone en Los Alba. Aquí los callos con garbanzos, caldereta de cordero, o el lomo en manteca es imprescindible. Don Manuel es el alma de este sencillo restaurante de Teatinos "con un trato y una calidad-precio imbatibles". 

Taró

De la mano del chef Pachu Barrera, autor del tartar de salchichón, presenta en Taró. Cocina de vanguardia con toques de herencia, que dan lugar a una carta ecléctica. 

Daza

La pastelería también se hace hueco en este listado, por ello el Solete dulce corresponde a la Pastelería Daza, por ser  "el sabor más tradicional de la alta pastelería". Así se define este horno con "elaboraciones originales y cuidadísimas" en el malagueño barrio de Huelin.

El listado completo de los Soletes de barrio de la Guía Repsol puede consultarse en su web.