“Con más ganas de fiesta que nunca”. Así comienza este primer día de la Feria de Málaga. Después de dos años, Málaga desempolva los farolillos y el Centro de la ciudad se abre al baile y al disfrute para celebrar su semana grande.

La portada de las biznagas, la entrada de la Feria de Día del Centro, se levanta majestuosa para dar paso al corazón de la Feria, una calle Larios repleta de amigos, charangas, familias, tradiciones, pandas de verdiales y grupos de música.

Álex Zea

En el horizonte de la calle Larios en dirección a la plaza de la Constitución se ven miles de flores de flamencas y botellas de Cartojal pasando de mano a mano. “Estamos muy contentos de estar aquí”, comenta Cristina, una murciana que se ha animado a visitar la Feria de Málaga por segunda vez. Y, a pesar de que las ganas de Feria se notan en el entorno, el primer día de esta semana grande no se ha llenado en exceso a primera hora dando la oportunidad de tener el espacio suficiente para bailar con soltura. A partir de las dos de la tarde la gente ha ido ‘calentando motores’ llenando hasta el último hueco en los principales espacios.

50

Las imágenes del primer día en el Centro de la Feria de Málaga 2022 Álex Zea

En mitad de la Avenida, el Coro Cañadú monta su espectáculo en el escenario de Folclore popular malagueño. Al ritmo de sevillanas y malagueñas, el coro levanta pasiones y algún que otro “ole, ole y ole” se escapa de la boca del gran grupo de curiosos que le rodean. “Estas tradiciones no se pueden perder, reivindico los bailes tradicionales y las malagueñas”, dice Ana María emocionada tras la gran actuación.

Al ritmo de “por un beso de la flaca” o “a mi manera” toca Carlos Bravo en la Plaza de la Constitución. En la pista de baile los abanicos se mezclan con los trajes de flamenca, los vasos de Cartojal y los magníficos platos de jamón. “Ay, que te como y te como; que ay, que te voy a comer” coreaba la gente con uno de los éxitos feriantes más destacados de todo el espectáculo.

La plaza ha permanecido llena durante todo el mediodía donde turistas y locales se han entremezclado para disfrutar de las fiestas. Personas de toda España e, incluso, fuera de sus fronteras se acercan para dejarse llevar por el albedrío de la Feria. “Estoy muy ilusionada y feliz por volver a lo de antes. Los de fuera nos enamoramos de esta fiesta”, asegura Rosa María, venezolana de nacimiento pero malagueña de adopción.

Ni el calor sofocante que se siente en Málaga este fin de semana ha conseguido parar las ganas de disfrutar de esta feria tan esperada. “Este primer día lo vivimos con mucha calor pero muy contentos de estar aquí”, comentaban algunos de los visitantes. A lo largo de este primer día se han realizado multitud de conciertos de música en directo, fiestas de verdiales y folclore popular malagueño y, ha estado presente la reina de todas las feria, el flamenco que ha levantado pasiones y ha hecho bailar a más de uno. 

A las 18.00 horas, la música se apaga para dar paso a los servicios de limpieza que pondrán el Casco Antiguo a punto para un siguiente día lleno de fiesta, música y mucho Cartojal.