El diestro Saúl Jiménez Fortes, que sufrió un durísimo percance en la corrida del este martes en Málaga, ha recibido el alta en el hospital Parque San Antonio de la capital malagueña, y ya se encuentra en su domicilio con la vista puesta en reaparecer este mismo sábado en Antequera (Málaga).

Según ha informado a EFE José Luis de los Reyes, uno de sus apoderados, la evolución de Fortes ha sido "muy rápida y muy buena" y en solo 48 horas ya no presenta prácticamente ninguna secuela del tremendo golpe que se llevó.

"Le han quitado el apósito y la herida que presenta en el pómulo tiene muy buen aspecto y casi no se aprecia ningún derrame en el ojo", ha añadido el apoderado.

Tal es así que el propio torero tiene la intención, si no hay ningún contratiempo que lo impida, de volver a vestirse de luces este mismo sábado en la localidad malagueña de Antequera, donde está anunciado, en corrida goyesca, junto a Manuel Díaz, El Cordobés, y Javier Conde.

El percance de Fortes tuvo lugar durante la lidia del tercer toro de la corrida de este martes en Málaga, que, además de muy aparatoso, provocó una gran preocupación a los presentes, pues el diestro malagueño quedó totalmente inconsciente sobre la arena una vez que el ejemplar de Núñez del Cuvillo le volteó con gran violencia.

Tras ser estabilizado y recuperar el conocimiento en la enfermería de la plaza, Fortes fue trasladado al hospital Parque San Antonio de la capital malagueña, donde las pruebas a las que fue sometido descartaban ningún tipo de lesión cerebral u ósea, solo politraumatismos y un traumatismo craneoencefálico, además de heridas en el labio y en la región maxilar derecha.

También sufrió un episodio de retroamnesia del que se fue recuperando poco a poco.